domingo, 11 de marzo de 2018

Un general ruso confesó contactos con extraterrestres

Revelan los secretos de una “fábrica” de psíquicos que, según un militar, dialogaba con seres de otros mundos. Detalles reveladores.
La vida fuera del planeta Tierra siempre fue un gran misterio para la humanidad, y aunque aún no se ha podido determinar fehacientemente su existencia, son muy pocos los que no creen que existan otros mundos con civilizaciones mucho más avanzadas que la de los hombres.

Aun así, en esta duda, quizás eterna mientras no se exteriorice oficialmente los contactos, una potencia mundial como lo fue la extinta Unión Soviética elegía ya en 1989 a veinte personas de un total de treinta mil analizados inicialmente, todos con capacidades especiales, para intentar avanzar en el propósito de relacionarse con los seres extraterrestres.

Se trató de una minuciosa manera de elección de psíquicos que pudieran llegar a encontrar a esos otros seres de diferentes mundos, con sólo pensarlo y utilizando otras tantas otras habilidades. Y si bien esa investigación no arrojó luz a los resultados, ya que dejó muchos secretos y dudas guardadas en algún cajón del complejo aparato político ruso, recientemente un alto mando de las fuerzas armadas de esa potencia, a cargo de la misión, reveló información importante.
Algo de historia
La misteriosa unidad militar 10003 fue fundada en diciembre de 1989, en años del proceso llamado “Perestroika”. Para aquellos que no conocieron en profundidad ese proceso, se bautizó así a un movimiento basado la reforma económica destinada a desarrollar una nueva estructura de la economía interna de la Unión Soviética, la cual fue llevada a la práctica en todo su territorio por Mijail Gorbachov, un mes después de que tomara el poder. La visión que ese líder tenía para el futuro era, fundamentalmente, reorganizar el sistema socialista para poder conservarlo.

Dentro de sus planes de cambio estaba que la sociedad soviética pudiera transformarse para que estuviera lista y pudiera contribuir a la creación de un nuevo sistema económico dentro del socialismo, en la Unión Soviética. Claro que este proceso estuvo lleno de conversiones hacia la democracia en la política y en los miembros del Kremlin, trayendo consigo una enorme cantidad de consecuencias en la economía y en la sociedad, que culminaron con la era de Gorbachov y la consecuente disolución de la también denominada URSS, que se atomizó, generándose varios Estados independientes, entre ellos el de la Federación Rusa, que “recibió” la mayor herencia del poder soviético.
Bien oculto todo
En medio de aquellos procesos de finales de 1989 en Rusia, el creador del ente denominado unidad militar 10003, el teniente general Alexei Savin, develó días atrás algunos de los detalles desconocidos de la historia de esta organización secreta en una entrevista con el medio Sputnik. Según indicó el alto mando militar ruso, la idea de crear esta unidad se les ocurrió a los jefes de la KGB (como se denominaba por entonces al temible Comité para la Seguridad del Estado) como respuesta a los experimentos llevados a cabo por la inteligencia extranjera. Como Moscú fue notificada de que los psíquicos estadounidenses participaban en numerosas operaciones de detección de infraestructuras militares, a través de programas como el denominado Startgate Project, además de la neutralización de los agentes soviéticos, estos decidieron hacer una división de similares características.
Habla el general
“Así que la KGB instó al Ministerio de Defensa y en particular al jefe del Estado Mayor, Mijail Moiseev, a que prestara más atención a este fenómeno”, reveló Savin. El comandante subrayó también que los psíquicos gozaban de gran popularidad en aquella época. Por eso mismo, Moiseev ordenó que se creara una comisión especial que incluiría a científicos, médicos y, sobre todo, a psíquicos. Tras poner a prueba a más de treinta mil personas de todos los rincones del país, los militares rusos eligieron a solamente veinte personas que realmente tenían capacidades especiales. Y si bien los psíquicos participaban en las operaciones de detección de objetos e infraestructuras del enemigo, también “eran capaces de, por ejemplo, dar una característica completa de una persona con sólo ver su foto o analizar su letra”, saber el contenido de un documento escrito en cualquier idioma incluso sin leerlo, así como encontrar a personas desaparecidas. ¿Cómo eran capaces de hacerlo?
Innatos
Según Alexei Savin, los agentes utilizaban su “intuición innata” para realizar estas tareas. No obstante, gracias a la ayuda de la directora del Instituto del Cerebro de la Academia de Ciencias de Rusia, Natalia Bejtereva, los militares soviéticos consiguieron aprender a entrenar a sus agentes para activar las capacidades ocultas del cerebro, algo que permitía convertir en “psíquico” a cualquier persona, incluso si era un espía o un oficial. “Hemos entendido que si activamos el funcionamiento del cerebro y ‘entrenamos’ a funcionar en sincronía a los hemisferios, cualquiera persona obtiene superpoderes. Claro que quedamos atónitos. Este gran descubrimiento de los científicos soviéticos nos permitió crear una escuela”, reveló.
Lo cierto es que esos psíquicos tuvieron otras actividades, digamos que extraordinarias. Así, el militar ruso también contó a Sputnik sobre las actividades de la unidad, incluyendo la conversación con extraterrestres. Indicó al diario que en 1991 un vidente afirmó que se produciría un contacto entre extraterrestres y seres humanos en una ciudad de Uzbekistán e incluso se lo comunicó a Gorbachov. Sin embargo, cuando los militares, percatados de la posibilidad de tamaña oportunidad, se dirigieron al sitio exacto indicado, si bien en principio no vieron nada, e incluso algún alto mando acusó al vidente, este no sólo lo hipnotizó. Incluso al rato comenzó a hablar como si estuviera en contacto directo con extraterrestres, describiendo una nave y dando precisos datos sobre lo que estaba “viendo”.
La unidad, a pesar de haber sido un éxito, tanto para soviéticos como luego para los rusos, a partir de cierta capacitación en la que se buscaba aclarar las ideas y lograr el ordenamiento simultáneo del cerebro y la equiparación de ambos hemisferios, para luego alcanzar el entendimiento con el subconsciente, finalmente fue desmantelada en 2003.