domingo, 26 de febrero de 2017

ARGENTINA:Así se vio el "Anillo de fuego", un impresionante eclipse solar anular

video
Este domingo se vivio uno de los fenómenos astronómicos más espectaculares en mucho tiempo: un eclipse solar anular.
 ¿De qué se trata? Es cuando la Tierra, la Luna y el Sol se alinean. El acontecimiento pudo ser visto plenamente desde la provincia del Chubut ya que se ubicarça una franja de 100 kilómetros que atraviesa Chile, Argentina, Angola, Zambia y República Democrática del Congo.
Los puntos geográficos que se encontraban dentro de la zona de sombra pudieron disfrutar del eclipse anular aproximadamente durante unas dos horas y media, pero el punto máximo del "anillo de fuego", el instante en que la Luna tape el Sol en forma casi total, sólo duró 64 segundos.
 El Eclipse comenzó a las 9:15 y culminó en horas del mediodía. El fenómeno tuvo su punto máximo a las 10:35, momento preciso en que tuvo una duración de poco más de un minuto.
Un eclipse solar anular se produce cuando la Tierra, la Luna y el Sol se alinean pero, como la Luna está demasiado lejos de la Tierra, no bloque completamente la visión del Sol. Por eso, alrededor del disco negro del satélite se ve un anillo de luz del Sol.
Los ubicados del otro lado de la franja óptima de visión vieron un anillo más ancho de un lado que de otro, pero aun así la imagen fue espectacular. El resto del planeta no vionada o casi nada.
El eclipse
de sol, que pudo verse desde cualquier lugar del país, comenzó a las 9.27 de este domingo y duró hasta las 12.30, aunque su fase anular ocurrió a las 10.43 y duró 54 segundos.
Las redes sociales fueron una vez más el centro de comentarios, chistes y fotos de este fenómeno astronómico.

Primer eclipse del año con un impactante "anillo de fuego"

En la provincia del Chubut se presentó plenamente a partir de las 9:23, aunque un cielo con nubes complicó un poco la visión total del eclipse, mientras que en el resto del territorio nacional su visión resultó parcial.

Un eclipse en el que la Luna se interpuso este domingo entre el Sol y la Tierra produjo la impactante imagen de "un anillo de fuego" que pudo apreciarse principalmente en la provincia del Chubut, aunque también se lo observó en forma parcial en distintos puntos del país.
Se trató del primer eclipse de 2017 y atrajo la atención de especialistas y aficionados, nacionales y extranjeros, quienes disfrutaron del fenómeno astronómico.
En la provincia de Chubut se presentó plenamente a partir de las 9:23, aunque un cielo con nubes complicó un poco la visión total del eclipse, mientras que en el resto del territorio nacional su visión resultó parcial.
A las 10:45, se produjo el llamado "anillo de fuego" que en su punto máximo estuvo visible durante casi un minuto.
Más de un centenar de expertos, aficionados y turistas llegaron a Sarmiento, una ciudad patagónica de poco más de 11.000 habitantes.
Otras localidades de la provincia del Chubut donde se vio a muchos disfrutar del eclipse fueron Facundo y Camarones.
Máscaras de soldadura, lentes con filtros especiales o simples accesorios artesanales armados con cartón y papel fueron suficientes para apreciar el espectáculo astronómico.

EN LA CIUDAD DE SANTA FE:A pesar del calor, la gente disfrutó del eclipse en el Code

Entre las 9.30 y las 12.20, la Luna se interpuso entre la Tierra y el Sol, y lo tapó en un 54 %. El fenómeno convocó a un centenar de personas en la terraza del observatorio.
Los 42,7° de sensación térmica que registraron a las 9.30 las estaciones meteorológicas del municipio no impidieron apreciar el eclipse de sol en Santa Fe. A esa hora, un centenar de personas se acercó al Centro Observadores del Espacio (Code), en la Costanera, para mirar con telescopios la interposición de la Luna entre la Tierra y el Sol.
Fue el fenómeno astronómico más importante del año y, en nuestra ciudad, no fue total: la Luna tapó al astro en un 54 %. “Parece una luna amarilla”, explicó Dolores Álvarez, de 7 años, quien lo miró con cristales negros en la terraza del observatorio. “Son vidrios de casco de soldador que tienen un filtro especial e impiden el paso de los rayos UV”, explicó uno de los voluntarios del Code en la terraza. Allí, había tres telescopios dispuestos para observar el fenómeno, y detrás de cada uno se formó una fila de hasta veinte personas que esperaban su turno.
La convocatoria comenzó anoche, cuando los voluntarios del Code debieron extender su horario nocturno hasta la 1 de la madrugada por la cantidad de gente que se acercó a mirar por telescopios en la víspera del eclipse.
 No hubo excusas
Con paraguas como sombrillas, mate en mano y hasta una botellita de agua en la mano, los testimonios indican que no hubo excusa que ameritara perderse el eclipse.
 Máximo Moyano, de 8 años, convenció a su mamá de ir al ver el fenómeno. “Eso implicó levantar temprano a toda la familia y llevar los hermanitos a casa de su abuela, pero no podía fallarle”, contó su mamá, Adriana.
 Bajo la sombra de un árbol que llega a la terraza, Graciela, Beatriz, Animata y Nieves esperaban su turno para ver el eclipse. “Todas tenemos más o menos 80”, comentó entre risas Graciela Riboira, quien lamentó perder su habitual misa de domingo, “pero no podíamos perdernos este acontecimiento de la naturaleza”, explicó Graciela, contundente.
 Lidia y Roberto Buemo dijeron que fueron de curiosos. “Al anterior también lo vimos acá. Igual, el de esta vez me encantó: por intermedio de los vidrios pudimos ver el sol y cómo la luna se acomodó encima, como una medialuna”, contó la señora.
Un privilegio
“El eclipse de hoy es el único acontecimiento astronómico importante en el año”, contó Jorge Coghlan, director del Code. Sin embargo, también destacó que Argentina será privilegiada en 2019 y 2020 con dos eclipses totales de sol, dos años seguidos. “Uno va a suceder también en la Patagonia, y otro en el sur de Provincia de Buenos Aires y La Pampa”, anticipó el divulgador astronómico.
Los eclipses de luna, a diferencia de los solares, se ven en la mitad del mundo que está de noche y sucede con luna llena. En cambio, los eclipses de sol son un privilegio para quienes pueden verlo: sólo ocurren en una pequeña franja del mundo porque el cono de sombra de la luna apenas roza a la tierra. 
 “Esto pasa porque el plano de la luna con respecto a la tierra está inclinado en 5,5 grados. Si coincidieran los planos, en cada luna nueva tendríamos un eclipse de sol, y en cada luna llena un eclipse de luna, algo que no pasa por esa inclinación. Lo habitual es que la luna pase por arriba, por encima o muy cerquita del sol”, explicó Coghlan. Los eclipses de sol se producen cada dos años, ya sean parciales, totales o anulares. 
 300 personas se acercan al Centro Observadores del Espacio (CODE) a observar el cielo, de martes a domingo, desde las 20.