sábado, 15 de octubre de 2016

ARGENTINA:ENTRE RIOS LAS LUCES DE VICTORIA


El Sábado 8 de Octubre, ante una serie de denuncias de avistamientos en la zona de islas, decidimos con mamá, apostarnos en el Cerro de La Matanza, para ver si teníamos la fortuna de lograr alguna evidencia de lo que los lugareños relataban.
Llegamos a eso de las 21 hs. a la cima del cerro. No había nadie como comúnmente suele suceder, me refiero a algunas personas que a la noche van al lugar para tomar mate, o ver el paisaje mientras conversan. La noche estaba ideal, ya que la luna estaba en bajante y las estrellas asomaban cada vez con más fuerza.
Si bien la ciudad de Victoria estaba concurrida por el fin de semana largo, había muy pocas posibilidades de excursionistas en la zona de islas, simplemente porque aún las aguas no bajaron producto de las crecientes, y todos los campos permanecen anegados, produciendo los famosos bañados, a veces también tan peligrosos.
Por otra parte la actividad de pesca viene atravesando una serie de dificultades en Victoria. De hecho unos 400 pescadores están en paro de actividades generando la no salidas a los lugares de pesca. El conflicto es en virtud que las empresas acopiadoras de pescado, solo compran piezas de hasta un poco más de 2 kg y no compran las piezas de mayor tamaño. Esto motivó que los pescadores unificaran fuerzas, al punto de tener hace unos días,una entrevista en Buenos Aires, con el Ministro de la Producción de la Nación. Los pescadores no pueden vender su producción a los frigoríficos porque estos no poseen los cupos suficientes para luego comercializarla.
La información del conflicto de los pescadores nos daba la posibilidad de un mayor filtro para tratar de encontrar respuestas a lo que pudiéramos ver en la zona de islas.
COMIENZA LA ACCIÓN.
Mientras estábamos observando con los binoculares, ni bien llegadas al lugar, observamos el destellar de una luz de color blanca brillante con otra más pequeña de color verde esmeralda. Estaba clara la noche, ya que la luna estaba en bajante y no solo iluminaba bien la figura del bañado, sino que con los lentes, podíamos tener precisión. Sin embargo, cuando miramos con ellos, nada había, solo se veía un borde de la isla y el agua.
A media hora, no más, en el mismo lugar encienden nuevamente la luz y ahi queda. Con los lentes podíamos apreciar que eran tras y hasta cuatro luces,pero a simple viste se veía una y cada tanto dos.
Fue a partir de entonces un verdadero show de luces y de colores de esas luces. Amarilla, roja, verde, blanca y hasta azulada quizá por la intensidad del brillo. Silvia con el láser le hizo señas, pero no hubo ninguna respuesta a ese estímulo. Siempre estamos a la expectativas de la posible interacción con esas luces. Un panorama aparte ofrecía la luna que con su resplandor alumbraba los bañados de una forma increíble. Esperábamos ansiosas que ese reflejo se posicionara sobre la luz de la isla para ver que sucedía. Eso pasó, pero la luz no nos dio chance. Se apagó en ese momento.