viernes, 29 de abril de 2016

Cierran Una Escuela De Malasia Por La Aparición De Un Fantasma

Una Escuela De Malasia cerro el plantel después de que una misteriosa sombra ocasionó el pánico a maestros y alumnos.
Un estudiante capto en foto a una misteriosa sombra que causo que el director de la escuela cerrara la escuela temporalmente hasta que se deshagan del fantasma.
El directivo pidió ayuda a las autoridades locales para saber qué es lo que en verdad puso a todos en histeria. Fue así como hasta tuvieron que convocar a expertos islámicos para hacer oración en la escuela y, en el peor de los casos, un exorcismo al lugar.
Las autoridades del estado malayo de Kelantan clausuraron un colegio durante tres días debido al pánico generalizada entre sus alumnos por la aparición de una figura espectral femenina conocida en la tradición local como "pontianak".
 
Un centenar de alumnos y profesores de la escuela SMK Pengkalan Chepa 2 de Kota Bharu sufrieron angustia el 11 de abril pasado por la aparición de la figura lúgubre asociada con el vampirismo, informó el sitio The Star de Malasia.
 
El colegio estuvo cerrado tres días durante los cuales actuaron chamanes de la tradición malaya así como también especialistas y religiosos musulmanes con el objeto de limpiar el sitio. Sin embargo, el domingo 17 de abril se registraron ocho nuevos casos de posesiones.
 
Además surgieron testimonios similares de cinco alumnas del colegio SMK Pengkalan Chepa 1, unos 20 estudiantes del SMK Kemumin y ocho jóvenes matriculados en el SMK Kubang Kerman 3, todos de la ciudad de Kota Bharu.
Los testimonios de las víctimas encierran rarezas inexplicables, como la acción de una fuerza "invisible" que las inmovilizó en el suelo o la sensación de tener las manos petrificadas y la cabeza "en cualquier lado", informó el sitio BBC.
 
"El espectro era tan feo que me dio un ataque y me sentí paralizada, como si me estuviese presionando una fuerza invisible. En ambos casos me desmayé durante varias horas y volví en sí con la ayuda de un ustaz en el colegio. La experiencia me dejó tan marcada que ahora llevo a una amiga cada vez que voy al baño", expresó Fatin Nor Atikah, de 17 años.