jueves, 10 de marzo de 2016

Los increíbles poderes ocultos de los animales

Puede que los seres humanos seamos más inteligentes que los animales, pero se ha `podido comprobar que éstos poseen facultades que nosotros no tenemos, o quizás tuvimos en el pasado y las perdimos, estas son la telepatía, o la capacidad de visualizar el campo magnético de los seres vivos, entre otros.
Las abejas son capaces de visualizar, o sentir, el campo magnético de las personas, ya que estas clavan su aguijón, en aquellas zonas del cuerpo humano, donde existe un bloqueo de energía.
Otros animales, también, tienen estas facultades, hay perros que saben cuándo sus amos están de regreso al hogar, gatos que saben cuándo llama al teléfono su dueño, caballos que saben volver a su casa desde un terreno desconocido, animales que anticipan terremotos u otras catástrofes, estos son algunos de los aspectos del comportamiento animal que sugieren la existencia de formas de percepción que van más allá de cualquier capacidad racional.
Rupert Sheldrake, demostró con sus experimentos la capacidad que tienen algunos perros de leer el pensamiento de sus dueños o el doctor Robert Morris, que demostró que ciertos animales, como los gatos, perros o serpientes, son capaces de ver, o sentir, energías negativas, que los seres humanos no percibimos.
Historias como la del perro Moro, o el gato Oscar, capaces de saber cuándo una persona va a morir, nos hacen pensar que el ser humano está muy limitado. No vemos todos los colores, nuestro olfato es 40 veces menor que el de un perro, y nuestro oído tiene una franja de audición muy estrecha.
Pero no era así en tiempos remotos, nuestros antepasados tenían facultades para comunicarse con los animales, facultades que hemos perdido.