viernes, 26 de febrero de 2016

UN INVESTIGADOR FRANCES DEL TEMA OVNI REALIZA UNA ORIGINAL VISITA A LA ARGENTINA


Dice que prefiere viajar en auto y no en avión, porque desde el avión no se aprecia el paisaje. Cada tanto se detiene en la banquina para tomar fotos, todo es nuevo para él, está recorriendo la Argentina por primera vez. 
Pero cada cosa que descubre despierta sus recuerdos, por caso las interminables rutas de llanura flanqueadas por hileras de árboles le traen a la memoria el lugar rural donde nació, en Seine et Marne, en 1949. 

A sus 66 años, Gérard Lebat es increíblemente activo y demuestra una curiosidad infinita, llegó de Francia para conocer los atractivos turísticos de nuestro país, pero también lo atrajo otro motivo especial: En cada ciudad que visita hay gente que lo espera: son sus colegas, los estudiosos argentinos de los ovnis, un tema que lo atrapa desde su juventud.
Gérard Lebat es un referente histórico en la investigación de los "fenómenos aeroespaciales no identificados" -como se los denomina de manera más precisa en los círculos científicos franceses- y ha publicado un original libro sobre "La historia de los ovnis en Marruecos" -país africano donde vivió largos años-,  pero tal vez su mayor logro fue promover nuevas formas de comunicación entre los apasionados por los enigmas cósmicos, por ejemplo participó en la creación de un sistema para colegiar a los investigadores en el mundo que se conoce como "La Academia de Ufología" y también organizó las "Comidas Ufológicas", encuentros gastronómico-culturales que se realizan cada mes desde hace varias décadas en París y otras ciudades galas, que han llegado a sumar más de 200 comensales por reunión. La idea fue tan buena que se multiplicó también en Bélgica, Canadá, Suiza, Costa de Marfil... y en nuestro país funciona con la misma modalidad la "Red Argentina de Cafés Ufológicos", con reuniones mensuales en diversas ciudades al igual que en Francia, salvo que se realizan en torno a una mesa de café y no con cenas en un restó (aunque algunos de estos cafés incluyen comida también

La red de cafés argentinos fue la piedra angular sobre la cual el visitante planificó su gira. En cada ciudad donde existe un Café Ufológico, Gérard Lebat ha encontrado amigos con los cuales reunirse, gente que piensa de manera similar aunque en otro idioma, lo que hoy día no es un obstáculo habiendo traductores on line, más algunos argentinos que alguna vez estudiaron francés como Rubén Morales, Lucio Paz Barrionuevo, Juan P. Paterno en Buenos Aires y Mónica Dellacroce en Capilla del Monte. Con la buena voluntad de las partes, la comunicación fluye y Gérard habla con entusiasmo sobre cómo se investigan los ovnis en Francia a través de un organismo oficial reconocido en el mundo, el GEIPAN (Grupo de Estudio e Información sobre Fenómenos Aeroespaciales No Identificados)  que depende directamente del Centro Nacional de Estudios Espaciales de Francia (CNES). 
Explica que en cualquier lugar de Francia, toda persona que observe un fenómeno extraño en el cielo puede ir a denunciarlo al destacamento de Gendarmería más próximo, donde se le tomará declaración mediante un formulario especial para estos casos. Luego ese informe es enviado al GEIPAN para su investigación, que es realizada por especialistas con la más alta tecnología en análisis de fotografías, rutas aéreas, trayectorias de satélites, caídas meteóricas, etc. Finalizado el estudio, los resultados se publican libremente en la web del GEIPAN, ya que el organismo tiene por premisas básicas la transparencia y la información al público. Pese a lo exigentes que son tales estudios, un nada despreciable 22 % de los casos recibió el rótulo de "no identificados".
Gérard Lebat fue recibido con los brazos abiertos por los coordinadores y habitués de los "Cafés Ufológicos" de Buenos Aires, Rosario, Santa Fe, Corrientes, Resistencia, Capilla del Monte y Mendoza. En cada ciudad había un grupo de entusiastas esperándolo para conversar sobre el tema que los une y -además- para hacerle miles de preguntas que Gérard respondió con criterio juicioso y gran humildad. También los anfitriones argentinos le aportaron las sugerencias turísticas más convenientes en su itinerario y lo acompañaron a recorrer cada ciudad, convertidos en espontáneos guías. 

El periplo se extendió a otros sitios de interés, como las Cataratas del Iguazú, la histórica ciudad de Salta, la visita a una pariente en Paraná (Viviana Lebat), el paso por una reserva natural en San Luis y no podía eludir el "Museo del ovni" en Victoria, Entre Ríos.
Cuando le preguntan a Gérard Lebat qué lo motivó a conocer la Argentina, no duda en decir que fue por haberse enterado que "un tal Rubén Morales" de Buenos Aires hacía unas reuniones en cafés, que eran similares a las que él realizaba en Francia. En efecto, las reuniones RIO54 de Buenos Aires abrieron el fuego de esta nueva movida cultural en el año 2010.
Gérard también supo que otros encuentros se repetían en más ciudades argentinas y se propuso difundir en conjunto los "Cafés Ufológicos". Entre tanto, iba creciendo su curiosidad por visitar la Argentina para conocer sus atractivos turísticos y -también- para saludar en persona a sus amigos argentinos. Su decisión de emprender este viaje se vio coronada por el éxito, le valió para recorrer nuestro país de una manera distinta, más genuina y económica que contratando un "paquete turístico" en una agencia de viajes. Pudo disfrutar de los paisajes pero también compartir el modo de vida de nuestro pueblo, llegó a lugares que habitualmente no son accesibles al turismo internacional, además de compartir caminatas y cenas de camaradería entre amigos unidos por un tema en común.
Y también hubo impensadas sorpresas, por ejemplo cuando se alojó en la casa del abogado Luis Reinoso (un estudioso de los ovnis de larga data) en Funes (pueblo cercano a Rosario) y Reinoso le mostró al visitante unos papeles amarillentos: 

Era la correspondencia y las revistas que Gérard le había enviado en los años '70, cuando no había internet y las cartas se mandaban "por avión" o "por barco", con interminables tiempos de entrega que iban de los 15 días a más de un mes. Y en ese pueblo apartado que desconocía por completo, Gérard encontraba algo de su propio pasado, un pedazo de su propia historia.
Con este original viaje Gérard Lebat ha iniciado una nueva manera de conocer la Argentina, a través de los ovnis y de los entusiastas que animan los "Cafés Ufológicos". Un circuito de 8.000 km. recorriendo todo el norte y centro del país.