sábado, 20 de febrero de 2016

Científicos resuelven el misterio de los terremotos profundos

Un grupo de geólogos ha conseguido explicar qué desencadena ciertos terremotos que se producen muy por debajo de la superficie terrestre, en zonas de subducción.
Según un estudio realizado por científicos de la Universidad de Brown, en el estado de Rhode Island (EE. UU.), un raro y frágil mineral llamado 'lawsonita', hallado a varios kilómetros de profundidad, es la causa de los terremotos profundos, informa la revista Nature.Las presiones son tan altas a esa profundidad que se inhibe el proceso normal de fricción y deslizamiento asociado a los terremotos", indicó Greg Hirth, uno de los autores del estudio.
Este mineral se forma en las zonas de subducción 'frías' a unos 300 km por debajo de la superficie de la tierra, y se vuelve frágil cuando el agua penetra en la profundidad. Es decir, el hallazgo de los científicos explica por qué se producen sismos en el interior del manto cuando a esas profundidades no existen las temperaturas ni las presiones necesarias para que se rompa la corteza.
"Las presiones son tan altas a esa profundidad que se inhibe el proceso normal de fricción y deslizamiento asociado a los terremotos", explica Greg Hirth, uno de los autores del estudio, que destaca que la clave está en la lawsonita.
A medida que ese frágil mineral se quiebra, se producen terremotos conocidos como 'terremotos de profundidad intermedia', que son menos dañinos que los más cercanos a la superficie, pero capaces de sacudir edificios.
Los resultados explican por qué los terremotos son más comunes en áreas como el Pacífico occidental, donde la placa tectónica del Pacífico está ubicada por debajo de Japón, y menos frecuentes en el otro lado del océano, cerca el estado de Washington (EE. UU.) y Vancouver (Canadá), indica el diario Daily Mail.
Sin embargo, más devastadores son los terremotos que suceden cerca de la superficie terrestre, como el de Tohoku de 2011, que arrasó partes de Japón y provocó un tsunami que desembocó en la catástrofe en la central nuclear japonesa de Fukushima.