sábado, 16 de enero de 2016

Descubren el mayor cañón del mundo bajo el hielo de la Antártida

El cañón más grande del mundo puede estar bajo la capa de hielo de la Antártida, según el análisis de datos de satélites de un equipo de científicos, liderado por la Universidad británica de Durham.
Aunque el descubrimiento, publicado en la revista Geology, debe ser confirmado por mediciones directas, se cree que el sistema de cañones hasta ahora desconocido puede tener más de 1000 kilómetros de largo y profundidades de mil metros, comparables en profundidad al Gran Cañón del Colorado, pero muchas veces más largo.Nuestro análisis proporciona la primera evidencia de que un enorme cañón y un posible lago están presentes bajo el hielo en la Tierra de la Princesa Isabel", según el principal investigador del estudio, Stewart Jamieson.
El sistema de cañones se compone de una cadena de características lineales erosivas enterradas bajo varios kilómetros de hielo en una de las últimas regiones inexploradas de la superficie terrestre de la Tierra de la Princesa Isabel (PEL), en el este de la Antártida, según informó el miércoles la cadena BBC.
Muy pocas mediciones del espesor del hielo se han llevado a cabo en esta área particular de la Antártida, que ha llevado a los científicos a considerar la región como uno de los dos 'Polos de ignorancia' de la Antártida.
Los investigadores creen que el paisaje debajo de la capa de hielo, probablemente, ha sido tallado por el agua y de que sea tan antiguo que estaba allí antes de que la capa de hielo creciera y fuese creado por el agua corriente y erosiva bajo el hielo.
Aunque no es visible al ojo desnudo, el paisaje subglacial puede ser identificado en la superficie de la capa de hielo.
"Nuestro análisis proporciona la primera evidencia de que un enorme cañón y un posible lago están presentes bajo el hielo en la Tierra de la Princesa Isabel. Es asombroso pensar que tales características puedan haber evitado la detección durante tanto tiempo", según indicó el investigador principal del estudio, Stewart Jamieson.
Se observaron rastros débiles de los cañones utilizando imágenes de satélite, y pequeñas secciones de los cañones se encontraron a continuación, utilizando datos de un sondeo por eco de radio, en el que las ondas de radio son enviadas a través del hielo para trazar la forma de la roca debajo de ella.
Muy grandes rasgos orográficos parecen revelarse desde el interior de la Tierra de la Princesa Isabel, hasta la costa alrededor de los cerros Vestfold y la Plataforma de Hielo Occidental.
Los cañones se pueden conectar a un lago subglacial previamente sin descubrir, mientras la superficie de hielo sobre el lago comparte características con la de grandes lagos subglaciales previamente identificados. Los datos sugieren la zona del lago podría cubrir hasta el 1.250 kilómetros cuadrados.