sábado, 30 de enero de 2016

China estudia construir plantas nucleares flotantes para ser líder en 2030


China estudiará la posibilidad de construir centrales nucleares en el mar, en un intento por convertirse en potencia líder en esta energía hacia 2030, según un informe del Gobierno chino.
El Ejecutivo llevará a cabo un estudio de viabilidad antes de tomar la decisión de construir plantas flotantes, ha precisado este miércoles en rueda de prensa el director de la Autoridad China de Energía Atómica, Xu Dazhe, sin dar más detalles.
De momento, la tecnología para llevar a cabo estos planes sólo ha sido utilizada por Rusia, que hará historia este año al poner en funcionamiento una central nuclear flotante para abastecer con energía eléctrica la inhóspita región del Ártico.
La planta flotante rusa se desplazará por el mar y podrá atracar en cualquier infraestructura portuaria para suministrar energía a ciudades árticas a través de un cable.
Se trata de una tecnología única en el mundo por la que ya se había interesado China. De hecho, Pekín incluirá en su próximo plan quinquenal (2016-2020), que se espera que sea aprobado en marzo, el objetivo de invertir en el desarrollo de centrales nucleares en el mar, según se anunció a principios de mes.
Las firmas encargadas de estudiar este proyecto son las estatales China General Nuclear Power Corporation (CGN) y China National Nuclear Corporation (CNNC).
CGN, la firma líder del sector en China y la quinta mayor del mundo por capacidad operativa (17 gigavatios) desde 2015, ya anunció a mediados de enero que había llegado a un acuerdo con la petrolera estatal CNOOC, especializada en la extracción petrolífera en alta mar, para desarrollar este tipo de centrales.
Actualmente, China tiene 30 plantas nucleares en activo, con una capacidad total de 28,31 gigavatios, mientras construye otras 24 centrales con una capacidad conjunta de 27,72 gigavatios.
El Gobierno aprobó la construcción de otras ocho plantas de generación de energía nuclear el año pasado, por lo que Pekín asegura que cumplirá su objetivo de llegar a los 58 gigavatios de capacidad nuclear hacia 2020, a pesar del parón vivido tras el desastre de Fukushima en Japón, en 2011.
Tras ese accidente, China paralizó el avance del sector, si bien en 2012 volvió a dar luz verde a nuevos proyectos en busca de alternativas al carbón, su principal fuente de energía y una de las más contaminantes.