miércoles, 23 de diciembre de 2015

Un mineral extraterrestre puede ser clave para explicar el origen de la vida




El origen de la vida en la Tierra pudo originarse gracias al bombardeo de meteoritos luminosos que llevaban en su interior un mineral extraterrestre.  
Eso es, al menos, lo que sostiene Mateo Pasek, profesor de Geología de la Universidad del Sur de Florida, 
Pasek, y sus colegas en el Instituto de Tecnología de Georgia, han demostrado que un mineral presente en esos meteoritos podría haber proporcionado la chispa química esencial que conduce al nacimiento de la vida biológica en el planeta al corroerse en el agua de nuestros océanos.
En trabajos previos, Pasek y sus colegas habían sugerido que los antiguos meteoritos contenían el fosfuro de hierro-níquel conocido como "schreibersita", y que cuando ésta entró en contacto con el entorno acuoso de la Tierra fue liberado un fosfato, una sal, que los científicos creen que podría haber desempeñado un papel en el desarrollo de moléculas "prebióticas".
En un estudio publicado en Nature, los investigadores se centraron en las propiedades de la schreibersita y realizaron experimentos con el mineral para comprender mejor cómo, en una reacción química con los efectos corrosivos del agua llamada "fosforilación", la schreibersita podría han proporcionado el fosfato para la aparición de la vida biológica temprana."Hasta el diez por ciento de la corteza de fosfato de la Tierra pudo haberse originado de la schreibersita, por lo que el mineral era abundante y fácilmente disponible para participar en reacciones químicas tempranas", dijo Pasek.
"Esta fuente inmediata y abundante de fósforo reactivo puede haber sido una parte importante de la Tierra prebiótica y posiblemente también del planeta Marte", añadió.
Para probar su hipótesis, construyeron un modelo de ambiente de la Tierra temprana, donde aplicaron una solución acuosa rica en orgánicos en la que la schreibersita podría reaccionar y corroerse de manera similar a cómo los acontecimientos pudieron haberse sucedido en la química prebiótica. 
La reacción prebiótica duplicada en el laboratorio puede haber sido similar a las reacciones que en última instancia condujeron a la aparición de moléculas metabólicas, como la adenosina trifosfato (ATP), conocida como la "molécula de la vida", ya que es fundamental para el metabolismo de la energía en toda la vida.