miércoles, 4 de noviembre de 2015

Japón intenta llegar a Venus resucitando una nave de 2010


La agencia espacial japonesa (JAXA) intentará por segunda vez inyectar su nave errante AKATSUKI en la órbita de Venus en diciembre, tras fallar en ese mismo objetivo en 2010.
Después de ser inyectada en órbita, AKATSUKI observará la atmósfera de Venus, vista a menudo como una hermana gemela de la Tierra, a través de la teledetección. Se espera que sus observaciones desarrollen una meteorología planetaria y dilucidar el mecanismo de la circulación atmosférica y el estudio comparativo con la Tierra, explica la JAXA en un comunicado.
AKATSUKI, primera sonda japonesa lanzada a Venus y segunda del país nipón a otro planeta, alcanzó Venus siete meses después de su lanzamiento. Pero no consiguió situarse en su órbita y entró en órbita solar.
El fallo consistió en que la sonda, a 550 kilómetros de la superficie de Venus, no desaceleró lo suficiente para entrar en la órbita del planeta; era preciso mantener activo durante 12 minutos el motor de la sonda para así poder frenarla y colocarla en la órbita del planeta, pero el proceso falló por razones desconocidas.
Poco después, la JAXA anunció que daba la misión por perdida, si bien posteriormente emprendió planes para intentar una segunda inserción orbital cuando la sonda vuelva a pasar por las proximidades de Venus, entre 2015 y 2017, Fue puesta en hibernación, ya que su vida útil operativa no supera los cuatro años y medio.
Se da la circunstancia de que el segundo intento de inserción en la órbita de Venus será el próximo 7 de diciembre, el mismo día que en 2010 salieron mal las cosas. Casualmente, el 7 de diciembre es el aniversario del ataque japonés a Pearl Habour, que llevó la II Guerra Mundial al Pacífico.