martes, 13 de octubre de 2015

Se realizó el V Congreso Latinoamericano de Agroecología


El evento es organizado desde 2007 por la Sociedad Científica Latinoamericana de Agroecología (SOCLA) y sus ediciones anteriores se realizaron en Colombia, Brasil, México y Perú. Este año le tocó ser sede a la Argentina. Actividades, palabras y voces de varios protagonistas.
“Un nuevo paradigma para redefinir la investigación, la educación y la extensión para una Agricultura Sustentable”, fue la consigna en torno a la que se estructuró este encuentro internacional desarrollado del 7 al 9 de octubre pasado en la Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales de la Universidad Nacional de La Plata. Sus objetivos fueron promover la reflexión, el debate y el intercambio científico entre investigadores, docentes y promotores, y apoyar el movimiento agroecológico en América Latina en relación a temáticas cómo el impacto de los transgénicos y los biocombustibles, las implicancias del cambio climático, entre otros.
“La agroecología es una ciencia pero también es una idea, un marco teórico con el que trabajan muchos movimientos sociales, y es también una práctica. Estas tres dimensiones están representadas en estos tres días de Congreso”, definió Laura de Luca, Ingeniera Agrónoma, docente e investigadora, Master en Agroecología y Desarrollo Sustentable e integrante del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), uno de los organismos convocantes de a nivel nacional.
De Luca explicó también que “la agroecología es una forma de producir alimentos, limpia y sana para el medioambiente y una forma justa de comercializar esos alimentos que son un bien y por lo tanto hay que producirlo con cierta soberanía”, y relató que la agroecología se viene desarrollando cómo ciencia desde la década del 70, pero “recién en los últimos 10 años empieza a cobrar impulso en nuestro país, a partir de las universidades y del INTA donde esta idea empieza a cobrar fuerza”. También destacó la cantidad y variedad de organizaciones participantes.
Al mismo organismo pertenecen Maximiliano Pérez y Martín Zamora, quienes conversaron con el móvil de Radio Estación Sur en el lugar. Una de las diferencias más importantes entre lo orgánico y lo agroecológico, explicó Pérez, es que ésta última no cuenta con una ley:En tanto que Zamora afirmó que aún queda mucho camino por recorrer respecto a la temática, y contó la experiencia de un productor que aplica agroecología hace 20 años:Durante la apertura del Congreso la ecoproductora de Cañuelas Alicia Alem explicó que en esta localidad “tenemos una ordenanza desde 2010 que limita las fumigaciones terrestres y prohíbe las fumigaciones aéreas, y surgió a partir de una movilización social de la comunidad”.
Susana Gonzalez, del Movimiento Campesino Indígena de Córdoba, relató la experiencia de las escuelas campesinas y mecanismos de formación que las organizaciones se dan para mantener y promover el pensamiento y la práctica agroecológica en sus comunidades. Y consideró que la agroecología es “el modo de producción que va a salvar al mundo del hambre”.
Como representante de Centroamérica en el Congreso, el agricultor costarricense José Oviedo, de Vía Campesina, subrayó en su intervención el carácter ancestral de las prácticas de cultivo que se promueven y que “estamos hablando de un mejor vivir”, ya que el bienestar está directamente ligado a “una buen a alimentación y un ambiente sano, y eso lo proporciona la agroecología”.
Por su parte, Claribel Nicholls, de Colombia, docente en la Universidad de Berkeley de California destacó la contrasentido del hambre en el mundo y los alimentos que se producen para biocombustibles y ganado, y resaltó el hecho de que la Universidad pública propicie estos espacios y debates. “Tener este tipo de Congreso en una universidad pública nos llena de alegría porque hay muchos jóvenes latinoamericanos interesados en la agroecología y eso es muy esperanzador”.