miércoles, 14 de octubre de 2015

Por la Ruta Nacional 5 transita un misterio insondable


Por Sebastián Aranguren

600 kilómetros que están repletos de enigmas: investigan casos de teletransportaciones de automovilistas
Aunque en los últimos años la Ruta Nacional Nº 5 ha sido motivo del estudio de investigadores y ufólogos en procura de desentrañar los increíbles casos de teletransportaciones de automovilistas producidos en buena parte de su extensión, una amplia variedad de anomalías registradas desde 1947 indican que los 600 kilómetros que recorre esa vía de tránsito entre Mercedes, en la provincia de Buenos Aires, y Santa Rosa, en La Pampa, están dominados por un misterio insondable.
Los investigadores de fenómenos ovnilógicos Quique Mario y Luis Burgos han escarbado en la nutrida lista de curiosos episodios que hasta aquí no han logrado una explicación convincente, aunque podrían encontrar en los fundamentos de la ufología razones para encontrar una justificación creíble de los diversos fenómenos apuntados.
Las teletransportaciones, rubro en el más ha profundizado Mario con sus investigaciones, encuentran escenario frecuente en la Ruta Número 5 con episodios relatados por los protagonistas de hechos alucinantes que ingresan el variante del denominado "missing time" o tiempo perdido, de acuerdo a la versión castiza.
Estos hechos son los que han relatado automovilistas y camioneros que en tránsito por esa ruta han visto progresar en varios kilómetros su marcha sin que tuvieran registro de ese avance que también rompe con las reglas del tiempo.
Aparentemente la zona cercana a la localidad de Trenque Lauquen opera como un vórtice que abre las puertas a ese tipo de fenómeno de los que además de la confusión e incredulidad frente a lo vivido, reporta sensación de cansancio y mareo en los protagonistas del "missing time" una vez culminada la impresionante experiencia de la que nunca son conscientes. Pero hay más.

De mucho antes
Es que el tiempo perdido no constituye la única manifestación del enigma que, aparentemente, tiende a esconderse en cada mojón de la ruta mencionada. Burgos ha recopilado una abundante casuística de situaciones relacionadas con luces que siguen a los automovilistas, avistajes de naves extrañas y hasta contactos visuales con auténticos trenes luminosos surcando el firmamento.
"En la zona, más precisamente en Pehuajó, días después de la primera experiencia ovni en el mundo que tuvo lugar en 1947, el paisano Juan Arigme denunció haber visto un objeto luminosos sobrevolando el campo", puntualizó Burgos para referenciar situaciones ocurridas en las cercanías de la Ruta 5.
Pero también, los registros del titular de la Fundación Argentina de Ovnilogía (FAO) incluyen experiencias sorprendentes ocurridas en 1950 en la localidad de Francisco Madero; 1958 en Bragado; 1963, Alberti y 1999, en estación La Zanja, en las cercanías de Trenque Lauquen, todas detectadas por testigos directos en el corredor en el que transcurre de la Ruta Nacional Nº 5.
Burgos, que no descarta la actividad extraterrestre como responsable de tanto misterio, también evalúa otra posibilidad orientada a encontrarle un sentido a, lo hasta ahora inexplicable: la presencia de un gran campo magnético causante de muchas de las anomalías que se dan en la zona y, puntualmente, las teletransportaciones.