martes, 29 de septiembre de 2015

El Senado le otorgó la máxima distinción a Conrado Varotto, director de Actividades Espaciales


El físico, clave en el proceso de enriquecimiento de uranio en Argentina, gestor de Invap y desarrollador de satélites de observación terrestre, fue distinguido "por su aporte al desarrollo tecnológico" del país.
El físico Conrado Varotto, clave en el proceso de enriquecimiento de uranio en Argentina, gestor de Invap y desarrollador de satélites de observación terrestre, fue distinguido por el Senado de la Nación "por su aporte al desarrollo tecnológico" del país.

Por iniciativa de la senadora Cristina Fiore Viñuales, el salón Arturo Illia del Congreso congregó a un extraordinario seleccionado científico de las comisiones nacionales de Actividades Espaciales (Conae) y Energía Atómica (CNEA); del Instituto Balseiro, de la empresa rionegrina de soluciones tecnológicas Invap y otras entidades, para la distinción de una personalidad creativa descollante como la de Varotto.

"Esta es la selección argentina, yo creo que el reconocimiento no es personal porque es un equipo de gente, un grupo muy grande, que ha hecho maravillas y es una demostración de la Argentina", dijo Varotto a Télam.

Con grandes expectativas puestas en el próximo lanzamiento del satélite Arsat 2, el 30 de setiembre, Varotto enfatizó que "en este momento, lo que hay que tener en cuenta, que en lo que decidió hacer en la actividad espacial, Argentina está al máximo nivel".

En la entrega de la distinción participaron los senadores Juan Manuel Abal Medina y Rodolfo Urtubey; la responsable de Relaciones Internacionales del ministerio de Ciencia y Tecnología, Águeda Menvielle; el gerente general de Invap, Héctor "Cacho" Otheguy; y autoridades de la CNEA y los institutos de tecnología Industrial, INTI, y Agropecuaria, INTA, entre otros.

Autodefinido como "argentino nacido en Italia", Conrado Varotto -director de la Conea- nació en la ciudad italiana de Padua en 1941, y llegó a Argentina de pequeño, junto a su familia que decidió, tras la Segunda Guerra Mundial, afincarse en un país en el que los hijos pudieran estudiar.

Varotto se doctoró en el Instituto Balseiro, y becado por el Conicet se perfeccionó en la Universidad de Stanford, en la que continúa aportando conocimientos.

Al retornar al país, impulsó en 1973 la creación de Invap, del que fue su director hasta 1991. Desde 1994 integró la Conae, que ensayó cuatro satélites de observación del espacio, dos de los cuales siguen prestando servicios: el SAC-C y el SAC-D Aquarius, desarrollados e integrados en Invap.

Como director Ejecutivo y Técnico de la Conae, impulsa actualmente el desarrollo del lanzador Tronador, y continúa el desarrollo de múltiples iniciativas espaciales nacionales e internacionales.