lunes, 28 de septiembre de 2015

Noche de "súper Luna roja", un espectáculo en todo el país

El mundo admiró la “superluna de sangre” 

Miles de personas observaron el fenómeno que no se repetirá hasta 2033. El satélite ingresó en la parte externa de la sombra terrestre a las 22 y tomó un color rojizo cerca de las 23.
Un caleidoscopio solar descompuso esta noche un eclipse lunar de colores rojizos que en la noche porteña, al igual que en el resto del país, mantuvo despiertos, con un halo de curiosidad y romanticismo, a miles de personas para observar el fenómeno que no se repetirá hasta 2033.

En términos mas cinematográficos que astronómicos, la llegada del eclipse de la "súper luna roja" fue aguardada con gran expectativa en distintos puntos clave, tales como el obelisco porteño, el Planetario y el Valle de la Luna, en la provincia de San Juan, entre otros observatorio.

Una luna de una redondez perfecta y rojiza conmovió a miles de personas que buscaron distintas maneras para ver el eclipse, en espacios abiertos, no solo en la Argentina sino en distintos países de Sudamérica.

El Planetario porteño convocó a unas diez mil personas, según informaron funcionario del observatorio astronómico.

El comienzo de la fase del fenómeno estaba previsto a partir de las 21:01, cuando la Luna ingresó en la parte externa de la sombra terrestre, aunque las primeras imágenes impactantes empezaron a observarse pasadas las 22:00, mientras que la totalidad del eclipse se registró a las 23.11.

Minutos después de las 22.00 la sombra fue "comiendo" parte de la luna, mientras el resto se mostraba brillante e intenso y pasadas las 23.00 la oscuridad lunar fue casi total.

En la ciudad de Buenos Aires, el Planetario porteño organizó un evento especial, público y gratuito, para observar el eclipse con varios telescopios, pantalla gigante y música.

La cita fue a partir de las 22:00, en la entrada del Planetario de Buenos Aires, ubicado en las avenidas Sarmiento y Figueroa Alcorta, en la zona de los Bosques de Palermo.

En la provincia de Santa Fe, en la ciudad capital, el Centro de Observadores del Espacio ubicado en la Costanera abrió sus puertas desde las 21:00 para que pueda ser observado el esperado eclipse total de luna.

Asimismo, en la localidad santafesina de Santo Tomé, el Observatorio Astronómico Municipal de Santo Tomé estuvo abierto a partir de las 22:00, con entrada libre y gratuita, para observa el fenómeno, que coincide también con la mayor luna llena de 2015.

También el Observatorio Astronómico de Córdoba (OAC), de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) fue otro de los lugares del país donde se observó el fenómeno, con entrada libre y gratuita, para contemplar para acompañar este evento astronómico.

En la provincia de San Juan, en la zona del Parque provincial de Ischigualasto, más conocido como Valle de la Luna, desde temprano se esperaba con gran expectativa la llegada de la noche para disfrutar de una experiencia visual de singular belleza.

Las autoridades del lugar informaron que fue instalado un telescopio al lado de la geoforma de El Hongo, además de la presencia de expertos para explicar el particular eclipse de luna.

Como en todos los eclipses se observó con Luna Llena, pero no con sus características habituales, sino algo que suele llamarse "Súper Luna", dado que el satélite esta en su perigeo, el punto de su órbita más cercano a la Tierra, a "sólo" 357 mil kilómetros de distancia.

Por eso, se la ve un poco más grande (un 13-14 por ciento) y brillante de lo habitual.

Con excelentes condiciones atmosféricas se pudo ver el Eclipse Total de Luna en Santa Fe

Unas 700 personas de todas las edades se dieron cita en el Observatorio del CODE para observar este hermoso espectáculo natural a través de varios telescopios desplegados en las terrazas y en el patio de entrada,  en una noche  que fue acompañada de  una temperatura muy benigna y confortable.
El CODE informo que entre el Domingo 27  y Lunes 28 a la madrugada se produjo un espectacular Eclipse Total de Luna perfectamente visible en Santa Fe y región.
Las buenas condiciones climáticas permitieron observar a la Luna eclipsándose cuando  ingresó en el cono de sombra que proyecta la Tierra en el espacio, para lo cual en ese momento se alinearon los 3 astros: el Sol, la Tierra y la Luna en su fase de llena.
El primer contacto con la sombra se produjo a las 22.07, el comienzo de la totalidad a las 23.11, el medio del eclipse a las 23.47, fin de la totalidad 00.23 y salida total de la sombra 01.26 de la madrugada del Lunes 28.
Debido a la excentricidad de la órbita de la Luna, en este eclipse se encontró a una de sus mínimas distancias, 354.000 kms de la Tierra con lo cual presentó su disco un poco más grande de lo habitual.
Cerca de las 23.00 y cuando  las ¾ partes de la Luna estaba ingresado dentro del cono de sombra, esta comenzó a teñirse de un color primero levemente rosado  que con el transcurrir de los minutos se iba tornando cada vez de un tono más color ladrillo, tonalidad característica en este tipo de eclipses y que es producto de la luz indirecta reflejada por la atmósfera de la Tierra.
Esta luz que alcanza a la Luna cuando está dentro del cono de sombra son los rayos de longitudes más largas que van a los colores más fríos del espectro lumínico, los rojos o anaranjados. Es el mismo efecto que sucede en los crepúsculos de amaneceres o atardeceres cuando el cielo se tiñe de colores rojizos, estando  el Sol bajo el horizonte pero iluminando las capas más altas de nuestra atmósfera.
 La mayor coloración la tomó cuando se encontraba cercana a la medianoche y justamente en el medio de eclipse. En esta ocasión y debido a la presencia de mucha humedad en la atmósfera, este eclipse en Santa Fe fue un poco más oscuro y opaco que otros. La coloración está directamente relacionada con las condiciones atmosféricas del lugar de observación, en otras regiones  más altas y secas la Luna se presentó algo más luminosa y rojiza
Unas 700 personas de todas las edades se dieron cita en el Observatorio del CODE para observar este hermoso espectáculo natural a través de varios telescopios desplegados en las terrazas y en el patio de entrada,  en una noche  que fue acompañada de  una temperatura muy benigna y confortable.
El próximo eclipse total de Luna visible desde estas latitudes recién se observará en Enero de 2019.