viernes, 14 de agosto de 2015

SANTA FE:El "roboticlaje" fue vedette en la feria provincial de ciencias


Dos stands trabajan con una idea inédita: utilizan componentes electrónicos contaminantes y en desuso para desarrollar robótica en el aula. Se presentaron 90 trabajos realizados por alumnos del todos los niveles. Ya están los ganadores que irán a la nacional.
Eran vaquitas de San Antonio, ratones y otros bichos raros hechos de telgopor que se movían. “Son robots vibradores, son juguetes”, explica la niña en tono serio, casi científico. Lo que los hacía vibrar eran motorcitos de viejos joysticks de videojuegos unidos por un comando eléctrico a una batería. Los hicieron alumnos de una escuela de Venado Tuerto. A esos juguetes los donarán al hospital público de esa ciudad.

En otra aula, algo parecido. Había computadoras viejas amontonadas. Expertos de un cooperativa de reciclaje electrónico empezaban a dictar un taller para enseñar a los alumnos a extraer componentes electrónicos que pueden tener aplicaciones en robótica. Y a explicarles cómo desechar insumos en desuso que contaminan el medioambiente. Los chicos se apelotonaban en el aula. La curiosidad y las ganas de aprender podían más.

El “roboticlaje” -reciclado de tecnología obsoleta contaminante para ser usada en robótica básica- fue la gran vedette en la Feria Ciencia y Tecnología, que se realizó en la escuela Mariano Moreno. En esta instancia provincial se presentaron casi 90 proyectos en los que alumnos de todos los niveles trabajaron durante meses. Ya están los ganadores que competirán en la instancia nacional.

Los trabajos mostraban novedosas inquietudes de los chicos. Alimentación saludable, conciencia en seguridad vial, la importancia del tren de carga para las economías regionales, uso de imágenes satelitales para detectar basurales a cielo abierto, y hasta un stand que se llamaba “La Máquina del Tiempo”, que invitaba reflexionar sobre los cambios temporales entre el pasado, y presente y el futuro como incógnita. Todos, temas originales.
 Robótica “eco”

La escuela estaba atiborrada de stands con los trabajos de los chicos. En una aula, la Cooperativa de Profesionales en Informática (Coprinf) dictaba el taller sobre “roboticlaje” para alumnos de 5to. a 7to. grado. “Estamos introduciendo la robótica en el nivel primario desde un lugar de conciencia ecológica”, explicó a El Litoral el Ing. Juan Carrique, de la Coprinf. El taller fue en conjunto con la Cooperativa de Recicladores de Santa Fe, en el marco de un programa denominado “Hacé tu papel”.

Lo que se hizo fue enseñar a intervenir aparatos electrónicos que llevaron los propios alumnos (computadoras y celulares). De éstos se obtuvieron componentes que aplicar en robótica. “Nos interesa dar vida a pequeños robots, muy simples, y propiciar la conciencia medioambiental porque la basura electrónica, a la larga, terminará contaminándonos”, advirtió el ingeniero. 

Yo, robot

Pero ¿qué es un robot para un chico? Suena difícil que un alumnos de 10 ó 12 años pueda crear algo así. Para Carrique es todo lo contrario. “Es mucho más simple de lo que parece. Hablamos de pequeños robots de baja escala. Se trabaja con el concepto de energía, luego de movimiento y de la acción. Lo que se obtiene de las PCs viejas es todo aquello que pueda proveer energía”.

De esos generadores de energía se pasa a la extracción de elementos con luz. “La idea primaria es generar energía que encienda esos motores y esas luces, y después alrededor de eso crear la metáfora. Así como para nuestra generación fue el avioncito de papel, tenemos masa conductora que une las partes, y todo el aporte de la plástica que aplican los niños, y que pueden da lugar a crear un pequeño robot, con energía y movimiento”, explicó.

Robots que lavan vajillas de cocina y ropa, otros para vigilancia, algunos cortan el césped, limpian paredes y suelo de una piscina, y otros más primarios como juegos de movimiento. “Lo más importante es la imaginación de los chicos. Y que ellos se apropien de la tecnología, desde el buen uso y el cuidado del medioambiente”, resaltó Carrique.

Juguetes vibradores, creatividad solidaria

Otro proyecto muy original fue el desarrollado por alumnos de la escuela 1.189 de Venado Tuerto. Los chicos crearon pequeños juguetes robots vibradores que se desplacen, reutilizando piezas de los joysticks de videojuegos en desuso.

También tiene una orientación ecológica. “Los chicos recuperaron esos comandos rotos, y les extrajeron los motores. A éstos les colocaron una pila y un interruptor para que funcionen”, explicó a este medio el docente a cargo del proyecto. Esos dispositivos se incorporaron en juguetes de telgopor -de animales e insectos-, que se apoyan sobre el piso y se mueven. Serán donados a la sala de Pediatría del hospital de esa localidad del sur.
Los ganadores

En esta edición de la Feria de Ciencia y Tecnología se presentaron 88 proyectos educativos de 50 localidades de toda la provincia. Dentro de los proyectos ganadores que irán a la instancia nacional -en todos los niveles y modalidades-, hay cuatro de establecimientos educativos de la ciudad.