sábado, 8 de agosto de 2015

José "Pepe" Scioli valoró la política de "repatriación de cerebros" al visitar instituto Max Planck de Rosario


El presidente de la fundación DAR, José ‘Pepe’ Scioli, valoró la política oficial de “repatriación de cerebros a la Argentina” y dijo que “el desafío para el futuro” consiste en “la incorporación del capital privado” en el desarrollo científico-tecnológico.
Scioli realizó esas declaraciones al visitar esta tarde el Laboratorio de Biología Estructural, Química y Biofísica Molecular Max Planck de Rosario y los secretarios de Seguridad, Sergio Berni, y de Transporte, Alejandro Ramos.

Los funcionarios fueron recibidos por el director del Instituto Max Planck de esta ciudad santafesina, Claudio Fernández, a quien Scioli reconoció como “fiel exponente de una política que ha llevado a cabo la Presidenta (Cristina Fernández de Kirchner) y el ministro (de Ciencia y Tecnología) Lino Barañao, de repatriación de cerebros a la Argentina”.

El hermano del precandidato presidencial del Frente para la Victoria (FpV), Daniel Scioli, agregó que se trata de “una política pública que es reconocida por todos los líderes de la región”.

"Pepe" Scioli señaló además que la fundación firmó “un compromiso con ciencia y tecnología, con todo el sector, para profundizar las políticas que se llevan adelante”.

En ese sentido, sostuvo que entre las propuestas contenidas en ese compromiso están las de “llevar el presupuesto del 0,7 por ciento al 1 por ciento” del Producto Bruto Interno y “federalizar la ciencia y tecnología”, abriendo “polos de investigación y de desarrollo científico en cada rincón de la Argentina”.

También indicó la necesidad de “la incorporación del capital privado como en muchos países del mundo, donde la asociación público-privada” coopera en el “desarrollo de ciencia y tecnología”.

El titular de DAR remarcó que “el otro tema muy importante es la ciencia y tecnología aplicada a los sectores de la producción” para “ver de qué manera no solo la Argentina exporta producción primaria sino que le agreguemos valor a partir de la investigación”.

Por su parte, el director del Instituto Max Planck de Rosario, uno de los dos únicos existentes en Latinoamérica, señaló que “esto no es una cuestión de científicos talentosos nada más”.

“Esto -abundó el científico repatriado- es una cuestión de una decisión política que decidió asimilar el desarrollo científico y tecnológico del país al desarrollo económico y la productividad del país”.

Así, dijo que “en función de esa política de Estado que se desplegó, se ha generado lo que se llama el ambiente: que es la infraestructura tecnológica, edilicia y el financiamiento continuo para que nosotros despleguemos toda nuestra creatividad”.