martes, 25 de agosto de 2015


En el palacio, compuesto por una decena de piezas, también fueron encontrados objetos de culto.
Vestigios de un palacio de la época micénica (siglos XVII-XVI AC), con importantes inscripciones en griego arcaico, fueron descubiertos cerca de Esparta en el Peloponeso (sur de Grecia), informó este martes el ministerio de Cultura heleno.

Este nuevo descubrimiento permitirá obtener información sobre "la organización política, administrativa, económica y social de la región" y, sobre todo, aportará "nuevos elementos sobre las creencias (religiosas) micénicas y en materia de lingüística", indicó el comunicado ministerial.

Las excavaciones arqueológicas realizadas desde 2009 en Agios Vassilios, una aldea cercana a Esparta, a 300 kilómetros al sur de Atenas, permitieron desvelar antiguas inscripciones en lineal B, la forma más arcaica del griego antiguo.

En estas tabletas de arcilla hay inscritas en particular referencias a ceremonias religiosas y nombres de lugares.

La más antigua traza de escritura en Europa, el lineal B apareció en la isla de Creta alrededor del año 1375 AC, y recién fue descifrada a partir de 1952.
Atenas. Vestigios de un palacio de la época micénica (siglos XVII-XVI AC), con importantes inscripciones en griego arcaico, fueron descubiertos cerca de Esparta en el Peloponeso (sur de Grecia), informó este martes el ministerio de Cultura heleno.
Este nuevo descubrimiento permitirá obtener información sobre "la organización política, administrativa, económica y social de la región" y, sobre todo, aportará "nuevos elementos sobre las creencias (religiosas) micénicas y en materia de lingüística", indicó el comunicado ministerial. Las excavaciones arqueológicas realizadas desde 2009 en Agios Vassilios, una aldea cercana a Esparta, a 300 kilómetros al sur de Atenas, permitieron desvelar antiguas inscripciones en lineal B, la forma más arcaica del griego antiguo.
En estas tabletas de arcilla hay inscritas en particular referencias a ceremonias religiosas y nombres de lugares. La más antigua traza de escritura en Europa, el lineal B apareció en la isla de Creta alrededor del año 1375 AC, y recién fue descifrada a partir de 1952. En el palacio, compuesto por una decena de piezas, también fueron encontrados objetos de culto, figurillas en arcilla, una copa con una cabeza de toro, escarabajos, espadas y fragmentos de pinturas murales. En el norte del Peloponeso se encuentra el sitio principal de la civilización micénica, la ciudadela de Micenas, descubierta en el siglo XIX. Comprende sobre todo vestigios del palacio real y tumbas monumentales atribuidas a héroes de la mitología griega.
Según el ministerio de Cultura griego, más de 150 búsquedas arqueológicas se han realizado a través de toda Grecia en 2015, "demostrando la importancia de la riqueza arqueológica y la herencia cultural del país".