viernes, 24 de julio de 2015

Assange asegura ser tratado peor que un criminal de guerra


El periodista australiano denunció que ni los presuntos criminales de guerra de la antigua Yugoslavia mantenidos bajo fianza en el Reino Unido, sufren las condiciones a las que él está sometido.
El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, afirmó que está siendo tratado "peor que un criminal de guerra" por los tribunales de Reino Unido y se refirió a las condiciones "agotadoras" de la fianza impuesta por la justicia en ese país, que lo obligó a usar una etiqueta electrónica de vigilancia en su tobillo.
Según informó el diario The Telegraph, el periodista australiano denunció que ni los "presuntos criminales de guerra de la antigua Yugoslavia mantenidos bajo fianza aquí en el Reino Unido, sufren esas condiciones".
 Asimismo, Assange reiteró que las acusaciones que enfrenta en Suecia de violación y asalto sexual contra dos mujeres son falsas. Estas declaraciones las realiza luego de que en junio, Ecuador acusara al país europeo por infringir sus derechos humanos, por tardar tres años en aceptar la propuesta de interrogarlo en la embajada ecuatoriana en Londres (capital británica).

También manifestó que teme que los tribunales de Estados Unidos lo condenen a cadena perpetua luego de presentar cargos en su contra por espionaje, conspiración para cometer espionaje, fraude informático y el abuso, robo de secretos y conspiración general. Asegura que pese a las disposiciones de cadena perpetua y pena de muerte establecidas en la Ley de Espionaje estadounidense, su portal continuará revelando documentos secretos. 
En contexto
Este mes, la Presidencia de Francia emitió un comunicado en el que rechaza la solicitud de asilo hecha por el periodista australiano. En junio pasado Assange cumplió tres años en la embajada ecuatoriana en Londres, donde se encuentra en calidad de asilo político debido a que la justicia de Suecia lo solicita por presuntos abusos sexuales.
Según ha reiterado el fundador de WikiLeaks, las denuncias suecas son una estrategia creada por EE.UU. en represalia divulgar miles de documentos secretos sobre la injerencia norteamericana en asuntos internos de otros países, además de escuchas ilegales de comunicaciones de líderes mundiales. Assange teme que EE. UU. lo condene incluso a la pena de muerte por divulgar información clasificada.